47. La Sábana Santa/5


Para llegar a las verdades científicas utilizamos el intelecto, la razón, el método experimental; para las verdades religiosas esos instrumentos pueden ayudar y deben acompañar hasta cierto punto el camino, pero no son decisivos. Para <<probar>> la fe se necesita aquella scientia sanctorum, que nada tiene que ver con la scientia de los laboratorios, que es la mística, es decir, <<la experiencia concreta de la Divinidad>>, <<el conocimiento verdadero y objetivo del Misterio>>, como si fuera por contacto directo. La mística es así la fuente de conocimiento más segura porque se basa en la experiencia objetiva, si bien misteriosa, de quien no precisa <<apostar>> por la fe ya que constata los hechos, es decir, se basa en la evidencia.

Entre los místicos que parecen haber sido aprobados por el severo filtro eclesiástico, se halla Anna Caterina Emmerick, la humilde pastorcilla nacida en Westfalia en 1774, que fue rechazada por todos los monasterios y acogida después de padecer infinitas humillaciones entre las agustinas y que desde 1813 hasta su muerte en 1824 no abandonó el lecho. Emmerick mostró los estigmas y fue protagonista de impresionantes visiones que suscitaron desconfianza e incomprensión, tal vez por el modo incorrecto en que se recogieron. Fue beatificada el 3 de octubre de 2004.

En la cuarta edición de las visiones de Emmerick referidas a La dolorosa Passione de N.S. Gesù Cristo (<<La dolorosa Pasión de N.S. Jesucristo), editada en Bérgamo el año 1946 con imprimatur del obispo monseñor Bernareggi y, anterior a éste, el del vicario general de la diócesis de Ratisbona en Baviera, se dicen cosas sorprendentes sobre algo que Emmerick vio desde su lecho estigmatizada, hace más de ciento setenta años. En efecto, se trata del Sudario.

Así, se nos informa que la que se venera en Turín no sería la original sino una <<huella>> (una copia) obtenida por vía milagrosa mucho tiempo después, aplicando sobre la antigua prenda de lino otra nueva. Respecto al Sudario <<auténtico>>, dice la vidente: <<He visto el original, un poco estropeado y rasgado, que honran en algún lugar de Asia cristianos no católicos. He olvidado el nombre de la ciudad, situada en las cercanías de la patria de los tres reyes (los Magos).>>

Siguiendo con las visiones de la beata (que muchas veces precedieron el descubrimiento de la moderna arqueología bíblica), se envolvió en vendas al Crucificado y, enfajado de este modo, se le tendió sobre una sábana. <<Un conmovedor milagro se operó entonces ante sus ojos. El cuerpo ultrasagrado de Jesús apareció con todas sus heridas reproducido sobre el sudario que lo envolvía con un color rojo oscuro, como si Jesús hubiese querido recompensar los cuidados y el amor que le dispensaban dejando su propia imagen a través de los velos que lo envolvían […]. Su maravilla fue tan grande que abrieron la sábana y todavía fue mayor cuando vieron todas las vendas que enfajaban su cuerpo tan blancas como antes […]. El lado de la sábana en el que se había acostado el cuerpo había recibido en dorso del Redentor, mientras que el lado que el cubría recibió el de la parte delantera.>>

Emmerick continúa diciendo que <<vio muchas cosas relacionadas con la historia posterior de esta tela>>, como por ejemplo, que <<se le honró en diversos lugares>>. Luego hace una precisión insólita: <<Una vez fue causa de disputa y para poner fin a la misma se la lanzó al fuego.>> Parece una mención a aquel <<Juicio de Dios>> al que fue sometido realmente el Sudario, pero que la ignorante monja no podía conocer. También es sorprendente que sin haberse desplazado nunca de su región pudiera describir con exactitud el color de la imagen del sudario (<<rojo oscuro>>) y decir que éste reprodujo <<todas sus heridas>>, dato que sólo se ha podido plasmar ochenta años después, con las primeras fotografías.

Éste es el pasaje desconcertante antes mencionado: <<Gracias a la plegaria de algún personaje santo se obtuvieron tres huellas, tanto de la parte posterior como de la anterior, con la simple aplicación de otra pieza de lino. Estas reproducciones, al recibir por contacto una consagración que la Iglesia quería concederles, han obrado grandes milagros.>> Después siguen las frases ya referidas acerca de la suerte del original oculto en Asia.

El <<testimonio>> de la beata debe acogerse con reserva desde una perspectiva <<religiosa>> pero no puede rechazarse a priori, porque como recordábamos, sobre hechos semejantes el místico <<sabe>> más que el científico.

1 Response to “47. La Sábana Santa/5”



  1. 1 48. La Sábana Santa/6 « Leyendas Negras de la Iglesia Trackback en enero 4, 2011 en 10:03 am
Comments are currently closed.



Prefacio

Capítulos

Descarga la 11ª Edición

Revisa también

Bienvenidos

free counters

A %d blogueros les gusta esto: