45. La Sábana Santa/3


Sin duda los análisis <<científicos>> de datación que indican que el Santo Sudario sería una falsificación medieval, plantean un desafío serio. Intentaremos ahora plantearnos interrogantes desde una perspectiva religiosa que, al final, puede revelarse como la más <<científica posible>>.

Mientras que el no creyente debe excluir numerosos elementos, el creyente es alguien que a priori no excluye nada. Nada: ni siquiera la hipótesis del engaño diabólico. ¿Acaso existe algún vestigio de que en el origen de esta presunta <<falsificación>> sindónica no subyace una intención de lucro o de mofa sino una trampa de aquel que es <<padre de la mentira>> (Jn. 8,44)? Uno de los que se ha hecho esta pregunta es Kenneth E. Stevenson, ingeniero, portavoz oficial de los cuarenta científicos norteamericanos que en 1978 sometieron el Lienzo a los análisis más sofisticados para acabar rindiéndose frente al <<objeto imposible>> y abrirse a su misterio. (Tampoco estaría mal revisar el libro Verdetto sulla Sindone [<<Veredicto sobre el Santo Sudario>>] del mismo Stevenson.)

Pero <<misterio>> puede significar Dios o el diablo. El científico americano muestra su experiencia de escéptico que al final se ve obligado a acoger ese Jesús cuyo amor le parece suficientemente confirmado por sus propios instrumentos tecnológicos: <<Mi vida se transformó.>> Así les sucedió a muchos otros, como al criminólogo de Zurich, Max Frei, que descubrió polen de Palestina sobre la prenda. <<Ahora bien, si Satanás bate a Satanás estará en desacuerdo consigo mismo, y, entonces, ¿cómo podrá sostenerse su reino?>> (Mt. 12, 26). Uno de los rasgos de lo demoníaco es la asechanza de la fe, mientras que esta señal la ha ayudado, la ha alimentado.

Si, además, diabolos etimológicamente significa <<el que divide>>, numerosos protestantes y ortodoxos se unieron a los católicos para reconocer al único Señor en aquella Huella. Y si la belleza es la huella de lo Divino, como enseña toda la Tradición, ¿puede ser un engaño de las tinieblas la <<reliquia>> para la que el muy beato padre Guarino Guarini ejecutó, dibujando de rodillas, una de las creaciones más excelsas del Barroco europeo, la maravillosa capilla que desde hace tres siglos domina el cielo de Turín?

Si el diablo no nos ha engañado, ¿nos hemos engañado nosotros al tomar en serio signos tangibles en lugar de convertirnos a una fe <<pura y dura>>? Entre otros, don Giuseppe Ghiberti, uno de los mejores estudiosos italianos de la Biblia, que ha dedicado rigurosos estudios a la relación entre la Sábana Santa y el Nuevo Testamento y que ha confesado que el día que divulgaron los resultados del análisis de radiocarbono fue <<un día penoso>> para él; ha recordado que <<la fe no debe desencarnarse hasta el punto de impedir cualquier relación con los sentimientos humanos más profundos>>. Agregó que <<no era cierto lo que se dijo en la fecha de la emisión de 1978, que un fenómeno como el Sudario era impensable como puente material con el Cristo-hombre porque en la dimensión de la fe no hay lugar para hechos semejantes. La fe no le dice a Dios de qué instrumentos puede y debe valerse para ayudarnos en el camino que nos conduce hasta Él, sino queda a disposición de los dones que Él quiera hacernos>>.

¿Y entonces? Quizá debamos cuestionar la validez de los análisis, tal vez recordando la posibilidad nada remota de haber datado los hilos de uno de los remiendos medievales, tan perfectos como para que sea imposible distinguirlos entre sí. O recordar cuando fue puesto a hervir en aceite como una especie de <<juicio de Dios>>, los incendios, las demostraciones, el paño que se adhiere por detrás y que sin duda ha dejado sus huellas, tal como lo reconoció uno de los laboratorios que halló restos de la muestra. O recordar que fue uno y no tres el análisis efectuado, porque todos utilizaron el mismo método y los mismos equipos. Se trata de un misterio que por su naturaleza se mostrará siempre esquivo o hará perder el control a los instrumentos de factura humana más sofisticados.


Prefacio

Capítulos

Descarga la 11ª Edición

Revisa también

Bienvenidos

free counters

A %d blogueros les gusta esto: