33. Cristianos y nazis/1


Si Alemania hubiera sido católica, no habría responsabilidades que echarse en cara: el nacionalsocialismo habría seguido siendo una facción política impotente y folclórica. Primero fueron Lutero y sus sucesores y luego, en el siglo XIX, Otto von Bismarck, quienes intentaron con toda la violencia a su alcance desterrar de Alemania el catolicismo, considerado como una sumisión a Roma indigna de un buen patriota alemán. El <<Canciller de Hierro>> definió su persecución de los católicos como Kulturkamp, <<lucha por la civilización>>, con el fin de separarlos por la fuerza del papado <<extranjero y supersticioso>> y hacerlos confluir en una activa Iglesia nacional, al igual que pretendían los luteranos desde siglos atrás. No lo consiguió.

Después de la reforma luterana, sólo un tercio de los alemanes siguió siendo católico. Hitler no llegó al poder mediante un golpe de Estado, lo hizo con toda legalidad, mediante el democrático método de elecciones libres. No obstante, en ninguna de aquellas elecciones tuvo mayoría en los Länder católicos, los cuales, obedientes (entonces lo eran…) a las indicaciones de la jerarquía, votaron unidos por su partido, el glorioso Zentrum, que ya había desafiado victoriosamente a Bismark y que también se opuso a Hitler hasta el último momento.

Se ha hecho todo lo posible para que olvidemos que Hitler nunca habría desencadenado la guerra sin la alianza con la Unión Soviética que, en 1939, bajó al campo de batalla con los nazis para dividirse Polonia. Y fueron los soviéticos quienes, al librar a Hitler de la amenaza del doble frente le permitieron llegar hasta París, después de conquistar Varsovia. Hasta la <<traición>> de Hitler en el verano de 1941, los motores de carros de combate nazis del Blitz y los aviones de batalla rodaron con el petróleo de la soviética Bakú. Sobre los alardes de <<importantes méritos antifacistas>> del comunismo internacional, tan predispuesto a definir a los católicos (los <<clérigo-facistas>>) de encubridores de la gran tragedia… no son méritos que ostentan los comunistas sino responsabilidades gravísimas.

El nazismo cayó gracias a la obstinación de Inglaterra, que consiguió traer a la potencia industrial americana y que, de acuerdo con su política tradicional más que por motivos ideales (el propio Churchill había sido admirador de Mussolini y tuvo palabras de aprecio y elogio para Hitler), nunca había soportado la existencia de una potencia hegemónica en la Europa continental. Así había ocurrido con Napoleón y con la entrada en la guerra de 1914: no fue una guerra de principios sino una estrategia imperial.

Volviendo al ascenso de Hitler, recordemos que en las decisivas elecciones de marzo de 1933, los Länder protestantes le proporcionaron la mayoría, pero las zonas católicas lo mantuvieron en minoría. El 21 de marzo, día de la primera sesión del Parlamento del Tercer Reich, las solemnes ceremonias se abrieron con un servicio religioso en el templo luterano de Postdam. Joachin Fest, el biógrafo de Hitler, escribe: <<Los diputados del católico Zentrum tenían permiso para entrar en el servicio religioso (luterano) de la iglesia de los santos Pedro y Pablo sólo por una puerta lateral, en señal de escarnio y venganza. (…)>> La famosa foto de Hindenburg estrechando la mano de Hitler se realizó en los escalones del templo protestante. <<Inmediatamente después –escribe Fest- el órgano entonó el himno de Lutero: Nun danket alle Gott, y que ahora todos alaben a Dios.>>

Desde 1930, en la Iglesia luterana, los Deutschen Christen (los Cristianos Alemanes) se habían organizado siguiendo el modelo del partido nazi en la <<Iglesia del Reich>> que sólo aceptaba a bautizados <<arios>>. Se trata de una larga y penosa historia que, por ejemplo, cuenta que en julio de 1944, tras el fallido atentado a Hitler, mientras lo que quedaba de la Iglesia católica alemana guardaba un profundo silencio, los jefes de la Iglesia luterana enviaban un telegrama: <<En todos nuestros templos se expresa en la oración de hoy la gratitud por la benigna protección de Dios y su visible salvaguarda.>>


Prefacio

Capítulos

Descarga la 11ª Edición

Revisa también

Bienvenidos

free counters

A %d blogueros les gusta esto: